El Correo de La Robla… hace unos años.

Por Luis Rentero Corral.

Hace poco, el 6 de octubre de 2017, celebramos el 125 aniversario de la inauguración del primer tramo del Ferrocarril de La Robla, entre Balmaseda y Espinosa. Parece este un buen momento para recordar uno de los trenes más emblemáticos de la línea, el tren Correo, a través de algunas fotos y algunas vivencias personales.

Una de mis primeras experiencias con la magnífica red ferroviaria de vía estrecha del norte de España fue a la temprana edad de 14 años. Mi padre tuvo la paciencia de llevarme, a la hora de comer, a la estación de Mataporquera para vivir una irrepetible escena que se grabó para siempre en mi memoria: el cruce de los dos trenes Correo de la línea de La Robla. En esos días de 1984 aquí aún se hacía «parada y fonda», la última de los ferrocarriles españoles.

La escena, más que para ser vista, era para ser vivida. Ambos trenes paraban aquí unos 30 minutos, independientemente de si iban a la hora o con retraso. Durante este tiempo la actividad era frenética. Primero, el personal de ambos trenes y algunos viajeros salían corriendo de los trenes para ir a comer a las fondas de la calle que había frente a la estación. Luego, los mozos trasegaban los paquetes y las sacas postales de los furgones. Y durante la parada, diversos carros que ofrecían bebidas y bocadillos recorrían los andenes. Antes de salir, los equipos ferroviarios de ambos trenes (maquinistas, revisores…) se intercambiaban y cada uno volvía a su lugar de origen. Recuerdo que este día el Correo Bilbao-León llegó con 20 minutos de retraso. Y salió con 20 minutos de retraso.

Era el 2 de agosto de 1984.

Las fotos son de una calidad mediocre; pero con los medios de la época, era lo que había.

En esta vista general de la estación vemos el Correo Bilbao-León con una 1500 en cabeza. Detrás suyo, el Correo León-Bilbao. La puerta del capó delantero de la locomotora está abierta para que le entrara más aire a la sala de máquinas. Se pueden ver también los bultos de paquetería en el andén.

Scan_Pic0027b

El Correo Bilbao-León un poco más de cerca.

Scan_Pic0026b

En esa época el Correo León-Bilbao tardaba 10h05′ en hacer los 335 km de la línea, a una velocidad media de 33,22 km/h, con 55 paradas intermedias. El Bilbao-León tardaba 10h25′, a una velocidad media de 32,16 km/h, haciendo 57 paradas intermedias. En realidad el viaje siempre era más largo, porque todos los días ambos trenes circulaban con retraso, a veces hasta de varias horas.

Aquí vemos la GECO 1503 en cabeza del Correo León-Bilbao.

Scan_Pic0025b

En la composición de estos trenes se incluía una gran variedad de coches y furgones de diversa procedencia. En las siguientes fotos están algunos de los que formaban el Correo León-Bilbao este día.

Situado detrás de la locomotora, un furgón de la serie DD 9000, que procedía de la transformación de algún antiguo vehículo.

Scan_Pic0258b

A continuación, el furgón de Correos CC 1.010-24, que procedía de la reforma de un antiguo vehículo del Ferrocarril Vasco-Navarro.

Scan_Pic0252b

Le seguía el remolque de automotor MAN 5315. Fue construido por Material Móvil y Construcciones en 1967 para el Ferrocarril Santander-Bilbao.

Scan_Pic0263b

Quizás los coches más destacables de la composición eran dos metalizados procedentes del Ferrocarril de Santander a Bilbao (SB). Aquí vemos uno de ellos, el BB 9.010-24, metalizado sobre el bastidor de otro más antiguo de madera por el propio SB en 1961.

Scan_Pic0261b

En la composición del Correo Bilbao-León estaba este furgón, que por su aspecto podría ser uno de la serie DD 1000, procedente de la reforma de un antiguo vehículo del Ferrocarril Vasco-Navarro.

Scan_Pic0257b

Aunque no formaban parte de la composición de ninguno de estos trenes, ese día en la estación de Mataporquera había algunos vehículos antiguos fuera de servicio. Dentro del cocherón que hay por el lado de Bilbao había dos coches y una locomotora. El primer coche es este. Aunque no anoté su matrícula, muy probablemente se trata de uno de los que fueron adquiridos por el Ferrocarril de La Robla a los Ferrocarriles Secundarios de Castilla justo tras la Guerra Civil (series Robla Cfv 11 a 16 y Cfvt 501 a 508). En primer término se ve la rotulación «L.B. FEVE», que quiere decir «León-Bilbao».

Scan_Pic0250b

El segundo coche es de la misma serie ex Secundarios de Castilla, el Cfvt 501.

Scan_Pic0251b

Además de estos coches ex Ferrocarril de La Robla, había dos antiguas locomotoras usadas por la fábrica de Cementos Alfa, anexa a la estación de Mataporquera. Ambas estaban fuera de servicio.

Dentro del mismo cocherón estaba la locomotora de vapor 030T número 3 «Begoña» (Hudswell, Clarke 6 Co. 373/1890), construida para la Compañía de Murrieta y luego vendida a Cementos Alfa. Obsérvese el tope en el lado izquierdo del frontal para mover vagones de vía ancha.

Scan_Pic0277b

Y fuera, en la playa de vías, estaba este tractor diésel de dos ejes. Probablemente fue construido por Orenstein & Koppel con el número 25911 en el año 1957.

Scan_Pic0276b

El Correo de La Robla dejó de circular como tal a finales de mayo de 1988. Fue sustituido por un tren «Ligero», que en principio estuvo formado por una locomotora 1500 y unos pocos coches de la serie BB 5300 (antiguos remolques MAN, modernizados por ATEINSA entre 1984 y 1986). Pero rápidamente el material convencional fue sustituido por las UT diésel de la serie 2400, los «Apolos», y así siguió circulando durante los años siguientes. No obstante, en algunas fechas punta, los Apolos eran reemplazados de nuevo por composiciones de coches remolcados por locomotoras 1500, para aumentar la capacidad del tren.

Ese fue el caso el sábado 16 de marzo de 1991, día en que el Ligero de Bilbao a León circuló con una composición de cuatro coches BB 5300, mas un furgón DD 9000, remolcados por una locomotora GECO 1500. Esa fue la primera vez que recorrí la línea de La Robla entera, de punta a punta, junto con un buen amigo. ¡Y fue una suerte!, porque unos meses después la línea fue parcialmente cerrada al tráfico de viajeros por el mal estado de sus instalaciones, entre las estaciones de Matallana y Bercedo, desde el 27 de diciembre de ese mismo 1991.

Aquí vemos el tren poco antes de salir de la estación de Bilbao Concordia, con la locomotora 1509 en cabeza.

Scan_Pic0029b

En la estación de Balmaseda la 1509 fue reemplazada por la 1501, cuyas maniobras podemos ver en estas fotos.

Scan_Pic0030b

Scan_Pic0031b

¡El viaje fue realmente apasionante! Por todo: por el paisaje, por la historia, por ese encanto tan especial que tiene la vía estrecha… Y también por las cosas de la gente del tren de La Robla: al salir de Balmaseda, el revisor pasó por todos los coches tomando nota de los bocadillos que queríamos los viajeros para comer. No, el tren no llevaba bar (eso fue posteriormente); pero el revisor encargaba los bocadillos a un bar de Espinosa de los Monteros (¡ah, el pan de Espinosa!), y luego los repartía entre los viajeros y los cobraba. Además, ese día viajó un grupo de activistas pro Ferrocarril de La Robla, que estuvieron de fiesta durante todo el viaje en el último coche. Compartimos algunos buenos ratos con ellos, acompañados de buenos vinos y buenos licores. Y también compartimos algunos buenos ratos con el revisor y con el maquinista, ferroviarios nobles, duros, con ese carácter tan especial que tienen las gentes que trabajan en ferrocarriles tan rurales, tan de otro tiempo como este.

Aquí vemos el tren durante su parada en Pedrosa.

Scan_Pic0032b

Aquí, durante el cruce con el Ligero de León a Bilbao en Mataporquera.

Scan_Pic0033b

Finalmente, y con no demasiado retraso (la locomotora 1501 iba parando su motor diésel de vez en cuando, ¡vaya usted a saber porqué!, «estas cosas le pasan a la uno»), al atardecer llegamos al final de la línea en León.

Scan_Pic0034b

Tras la suspensión del servicio de viajeros en 1991, la línea se modernizó y se volvió a abrir a este tráfico: el 26 de noviembre de 1993 de Matallana a Cistierna; el 18 de octubre de 1994 de Cistierna a Guardo; y el último tramo, de Guardo a Bercedo y Balmaseda, el 30 de mayo de 2003. Pero nada volvió a ser como fue.

Hoy, por tanto, aún es posible hacer este viaje (en algo más de siete horas y media), aunque ha perdido mucho del encanto de tiempos pasados. Hoy nada del ambiente de las fotos de 1984 existe. Ya no hay trenes Correo: ya no se transporta correo. Ni paquetes. En Mataporquera ya no se hace la «parada y fonda»; ni siquiera existen las fondas alrededor de la estación. Las comarcas atravesadas sufren dramáticamente la despoblación. La mayor parte de las estaciones están cerradas. De hecho, tan triste es todo, que hay días en que ni siquiera circulan trenes, porque faltan maquinistas, o faltan automotores… esas feotas UT de la serie 2700, como la que aquí vemos, realizando el tren de León a Bilbao el 5 de abril de 2017, a su paso frente a la aldea de Cuena, muy cerca de Mataporquera.

DSC_1678c

Tiempos pasados no se si fueron mejores. Pero tenían más encanto.

14 comentarios en “El Correo de La Robla… hace unos años.

  1. Gracias por este fabuloso reportaje, lástima que ya no existan correos con coches convencionales.
    Y gracias a jmdsantin por enviarme el enlace y recomendarme la lectura del mismo.
    Últimamente me he planteado varias veces realizar tu travesía, soy más de ver el tren pasar que viajar en él, pero la triste idea de que esta línea se pueda volver a cerrar me anima a pensarlo, lástima que el Expreso de La Robla sea un capricho tan caro para recorrer la línea en un tren de verdad…

    Le gusta a 3 personas

    • Gracias por tu comentario. Es un viaje que vale la pena hacer, lo recomiendo vivamente. Además, como dices, el futuro de algunas líneas de la antigua FEVE está en peligro. Así que hay que aprovechar ahora que se puede.

      Le gusta a 1 persona

  2. Como hija de ferroviario viajé en numerosas ocasiones en ese tren, y tienes razón cuando dices que era un viaje apasionante. Llegar a cada pueblo te llevaba a mirar por la ventanilla, para observar el trajín del andén en el que siempre pasaba algo (tal vez eran mis ojos de niña). Cuando el tren arrancaba volvias a tu asiento, y te quedabas observando al nuevo viajero que colocaba, a veces con dificultad, la maleta (o una cesta con pollos) en la repisa encima del asiento. Los demás viajeros, despues de tantas horas, ya te resultaban familiares.
    Hay algo que no comentas; en el trayecto León – Mataporquera solía ir una caramelera (o caramelero) que nos amenizaba el viaje. Con su cesta colgada al cuello organizaba rifas, con la baraja española, entre los viajeros y alguna vez resulté la afortunada llevándome un montón de caramelos. Al llegar a Mataporquera cambiaba de tren y hacía el viaje de regreso, amenizando el viaje a otros pasajeros.

    Le gusta a 3 personas

    • Muchas gracias por compartir tus recuerdos. ¡Son deliciosos! Y siento no haber nombrado la caramelera, pero mi primer viaje fue en 1991, y o bien aquel día no estaba, o bien en aquella época ya había abandonado el tren.

      Le gusta a 2 personas

  3. Pues nada, que decir en público que no te haya decido en persona. Me parece una historia fascinante a la par que preciosa. Los primeros recuerdos ferroviarios que tenemos, o los primeros con buen uso de razón, nos han marcado a todos, y leer tu post, es leer mi propia historia, o la que todos tenemos, pues los paralelismos seguramente ahí están y estoy convencido que mas de uno ha sentido lo mismo -a parte de, como es mi caso, de descubrir esos lugares y composiciones-.
    Como siempre, un articulo excelente, Lluís. y no puedo hacer menos que felicitar a Jose Manuel por convencerte de que escribieras este post, el cual espero no sea el último.

    Le gusta a 2 personas

  4. Moltes gràcies. La verdad es que si: los primeros recuerdos de la infancia quedan grabados a fuego en la memoria. Son recuerdos bonitos, de descubrimientos que entonces eran fascinantes.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s