Una jornada entre sales potásicas (I)

Los últimos 20 años FGC ha pasado por diferentes fases de transformación en su red de trenes mercantes, ya de por si muy pequeña, pero no por eso menos interesante, y que han culminado en el reciente cierre de uno de sus servicios más emblemáticos, el de la sal para cloruros. Pero en este post nos centraremos en su comparsa, el “Potasero”, más activo que nunca y con grandes perspectivas, viviendo una jornada de este desde dentro, o sea, a vista de maquinista.

Pero antes que nada me presento, Soy Isaac Tresens, maquinista de FGC y compañero del administrador del blog, José Manuel, y os voy a relatar como vivo una jornada del tren qué es, bajo mi punto de vista, el más divertido de FGC.

2 minas, 1 puerto y 3 turnos

El tren de la potasa, o “potasero”, es un servicio que FGC tiene contratado con ICL Iberia. Desde sus minas en los pueblos de Súria y Sallent, en la provincia de Barcelona, sendas a la orilla de los ríos Cardener y Llobregat respectivamente, se bajan -puesto que el camino es casi siempre descendente en esa dirección- trenes de este mineral hasta el Puerto de Barcelona.
Se trata de un servicio regular, diario -entre semana-, a razón de 3 turnos: mañana, tarde y noche.
Además, hablamos del tren que realiza las rutas más largas de la compañía -en la zona de Barcelona y con permiso de la línea de Lleida-La Pobla- , contando un recorrido por turno de unos 130km -el mas corto-, y unos 150 -el más largo-, dependiendo muchas veces del ritmo de carga de una u otra mina.

El servicio se realiza con las ya emblemáticas locomotoras de la serie 254 y las pequeñas tolvas de la serie 62000.

Pero en este post y el siguiente nos centraremos en el recorrido entre Súria y el Puerto de Barcelona, dejando para más adelante un post más “ligero” sobre el ramal de Sallent.

De Manresa a Súria y viceversa

Pues aquí empieza la jornada, en la ciudad capital de la comarca del Bages, en el centro del Principado, en el mismo corazón de Catalunya.

Desde la estación de empalme de Manresa, entre la linea de viajeros y los ramales industriales, gracias a su playa de vías preparadas para albergar diferentes composiciones de trenes mercantes, empezamos una jornada que nos implica revisar el tren -normalmente ya formado- que nos ha dejado el turno anterior, siempre que no se trate de un relevo presencial, dónde seguiremos la marcha hasta la mina.

Al tratarse, este ramal industrial, de una instalación antigua y de un uso poco intensivo, la subida se hace con bloqueo manual desde CTC, siendo la salida de Manresa por señales y la entrada en la estación de la mina telefónicamente. El retorno a Manresa es también por bloqueo de señales.

En Súria repartiremos entre la estación y las vías de carga de la mina el material vacío que subíamos del tren que relevamos en Manresa, siempre según las ordenes del CTC.

Una vez repartido iremos a la via de vagones ya cargados -esta es siempre la misma- y cogeremos tantos vagones como el CTC nos indique y que, según el tipo de potasa son, generalmente, 20 de potasa estándar -más densa- o 21 de potasa granular -menos densa-.

Una vez esté el tren formado -en caso que no estuvieran todos los vagones debidamente acoplados procederíamos a ello- nos disponemos a hacer las debidas pruebas de esfuerzo de frenada y continuidad de aire de la tubería general.

Una vez dispuestos avisamos al CTC y a la hora prevista se expide el tren nuevamente hacia Manresa para proseguir para el puerto.

Una salida de campeonato y unos parajes idílicos

Si nos centramos en la parte menos técnica, el viaje como tal empieza en la mina, dónde tenemos una salida con una pendiente muy pronunciada, y dónde convivimos con camiones, retroexcavadoras y otros elementos móviles… La perícia del maquinista para “sortear” todos esos obstáculos tiene su gracia…

Una vez salimos de la mina, pasamos por la estación de Súria -de gestión comercial de mercancías y no de viajeros ni control de tráfico de trenes- y al salir de esta pasamos un largo túnel en subida, cuya cumbre coincide con la salida de este y con el principio de una larga bajada que nos conducirá hasta medio camino de Manresa en el bonito y minúsculo pueblo de Callús.

Allí volvemos a subir para pasar dos taludes en curva en forma de “S” de un radio muy cerrado, que visto desde fuera parece casi imposible que un tren así pase por ahí -lamentablemente no tengo foto del lugar para mostrarlo…-.

Pasado eso llegamos a la Cárcel dels Lledoners, dónde nuevamente tenemos una fuerte pendiente de unas 11 milésimas recta, pero sostenida -la Pineda del Bages-. Un lugar clásico para hacer fotos del tren entero sin “tropezones” y con un paisaje de prados muy bello.

Foto Lluís Zamora
Foto Lluís Zamora

Después de eso llegamos al disco de entrada de Manresa, dónde tenemos la bifurcación con el ramal que va y viene de Sallent, en la ermita de Sant Iscle, ladeando la famosa acequia de Manresa.

Foto Lluís Zamora

Ya entrada en la via común del ramal industrial de Manresa, vadeamos el Parc de l’Agulla, zona de ocio de los manresanos.

Finalmente llegamos a Manresa nuevamente y desde allí procederemos a incorporarnos a la línea principal de Barcelona-Manresa, compartiendo espacio con los trenes de viajeros hasta Sant Boi, lugar en que nos separaremos para seguir hacia el puerto.

Salida de Manresa hacia la línea general…

Como esto sería muy largo, y como pasa en las series de televisión, lo dejaremos aquí, en suspenso… En el próximo post dedicado al viaje del Potasero seguiremos hasta el Puerto de Barcelona…

Lógicamente no puedo terminar el artículo sin agradecer a Luís Zamora que me haya permitido hacer uso de sus fotos, las cuales podréis encontrar en su cuenta de Flickr –clicar aquí-, dónde a parte de fotos de los mercantes de FGC, encontrareis fantásticas instantáneas de trenes de Renfe, Sncf, series de locomotoras nuevas i antiguas y un largo etcétera de material rodante.

Continuará…

4 comentarios en “Una jornada entre sales potásicas (I)

  1. Gracias por compartir tus experiencias como maquinista. Siempre vemos los trenes “desde fuera”, pero pocas veces nos lo explican tan bien “desde dentro”. Gracias por darnos esta oportunidad de descubrir el gran trabajo que hacéis los ferroviarios.

    Le gusta a 2 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s